Vergüenza

La actuación del Atlético ante el Barcelona ha sido para olvidar. El resultado de 0-6 refleja con bastante claridad la actuación del equipo colchonero: ha sido uno de esos días en que nada sale bien, ni siquiera lo sencillo.
La imagen del equipo ha sido lamentable y por ello ha estado a la altura de los comentarios de muchos autoproclamados atléticos que declaraban que preferían que perdiera su equipo antes de que el Real Madrid se escapase en cabeza. Para todos ellos este partido debería ser una cura de humildad que les haga recapacitar sobre su "amor por los colores".
En el fútbol, como en otros ámbitos de la vida, se deben defender las ideas propias y no limitarse a rechazar las del adversario porque, a veces, éstas rebotan y te dan en la cara.

1 comentarios:

Alfanhui dijo...

Suscribo tu comentario, lleno de sensatez y de sentido. Lamento que yo tenga a veces inclinaciones que me llevan a pertenecer a ese bando de gente imbécil que prefiere su mal para hacer mal a los demás. Ni es ético ni es moral acudir al fútbol con ese resentimiento que algunos tenemos. Por fortuna el mío sólo viene expresado con el deseo hecho palabra y ahí me quedo.
Algunas veces la razón me ha ganado y ahora ha vuelto a ganar. Lamento ser así, el deporte merece algo mejor.

Te felicito por el post

Un abrazo,