Seda

El quinto libro de los 25 ha caído en una sola tarde. ¿Es buena señal, verdad?

Contraportada: la versión oficial

Alessandro Baricco presentaba la edición italiana de Seda, que tuvo un éxito extraordinario en su país, con estas palabras: Ésta no es una novela. Ni siquiera un cuento. Ésta es una historia. Empieza con un hombre que atraviesa el mundo, y acaba con un lago que permanece inmóvil, en una jornada de viento. El hombre se llama Hervé Joncour. El lago, no se sabe. Se podría decir que es una historia de amor. Pero si solamente fuera eso, no habría valido la pena contarla. En ella están entremezclados deseos, y dolores, que se sabe muy bien lo que son, pero que no tienen un nombre exacto que los designe. Y, en todo caso, ese nombre no es amor. (Esto es algo muy antiguo. Cuando no se tiene un nombre para decir las cosas, entonces se utilizan historias. Así funciona. Desde hace siglos). Todas las historias tienen una música propia. Ésta tiene una música blanca. Es importante decirlo porque la música blanca es una música extraña, a veces te desconcierta: se ejecuta suavemente y se baila lentamente. Cuando la ejecutan bien es como oír el silencio y a los que la bailan estupendamente se les mira y parecen inmóviles. La música blanca es algo rematadamente difícil. No hay mucho más que añadir. Quizá lo mejor se a aclarar que se trata de una historia decimonónica: lo justo para que nadie se espere aviones, lavadoras o psicoanalistas. No los hay. Quizá en otra ocasión.

Mi humilde opinión

En muchas ocasiones los libros aclamados por el público me decepcionan. Me pasó con El niño del pijama de rayas donde leí una historia bien contada, sin más. Sin embargo, Seda ha cumplido con las expectativas tanto en el fondo como en su forma. El amor a tres, aunque resulta un tema recurrente a lo largo de toda la literatura universal, si está bien contado es conmovedor. Será el relato de este tipo de verdades universales (el amor, la codicia, el deseo, la amistad...) las que sostendrán la buena literatura por mucho que pase el tiempo. Pero lo harán si no caen en los tópicos y la rima fácil del chicoconoceachicayvanyseenamoran. No es este el caso de Seda.
Seda es un poema sin versos en donde la cadencia pausada del relato (no es ni un cuento ni una novela) se mantiene gracias a estudiadas repeticiones y cortos capítulos en donde no sobra ni una coma. Baricco no se deja llevar por la tentación de narrar los viajes de Hervé Joncour. No es eso lo que quiere contar. Sus viajes a Japón son únicamente un decorado en el que colocar los elementos de dos historias de amor, uno racional y otro pasional, cuyos destinos confluirán sorprendentemente hacia el final de las 125 páginas de esta obra.
Precisamente, esas escasas 125 páginas creo que son la mayor virtud de este libro. La capacidad de síntesis que demuestra Baricco al comprimir tantos sentimientos en ese corto espacio es encomiable y digno de elogio entre tanto mamotreto de más de 1000 páginas (léase Vida y Destino de Vasili Grossman) o 3 horas de duración (tipo Benhur). Nunca fue más cierto que "lo bueno si breve, dos veces bueno".

Podréis encontrar otras opiniones sobre Seda en Pie de página, Regina Irae, Sepiensa, Un whisky doble para el alma

9 comentarios:

Pablo dijo...

gio ala escritura. Casi un poema contado en novela. Efectivamente, el minimalismo es una de sus grandes virtudes. Las imágenes están bien logradas, como bien dices, hay que ponerse a hacer imágenes en el siglo en el que estamos y que aun resulten originales...

Tamién aciertas en que Baricco no cae en la tentación de recrearse en los viajes, ni contarlos, tentación en la que se han caido en la pelicula basada en elibro que se acaba de estrenar.. y así ha salido.

Celebro que te haya gustado ¿Cuál es el siguiente?

Rave dijo...

Pues el próximo es "Violetas de marzo" de Philip Kerr. Aunque no estaba en la lista de mis 25 libros para este año lo he incluido porque forma parte de una tertulia literaria a la que me gustaría asistir. Y asistir sin haber leído el libro que proponen queda muy feo, ¿no te parece?

Un saludo.

Command dijo...

Me lo apunto. Creo que puede ser un excelente regalo. Y porqué no, leerlo luego yo, claro.

Àngels dijo...

(Tercer intento, a ver si ahora si...)
Me ha gustado lo que cuentas de este libro, tanto que me lo acabo de comprar ;)

Rave dijo...

¡¡Vaya poder de convicción que tengo!! Me podría dedicar a editor y sacarme un sobresueldo, jejeje.
Este libro me lo habían dejado pero si por lo que sea, quieres algún otro libro de los que reseñe y sean míos, no dudes en pedírmelo que te lo dejaré encantado.

Àngels dijo...

jejeje... pues si.
(Ara agrane cap a casa)... En la página web de l'Associació Juvenil el Cabiló de Sella, tenemos un foro de libros. Te podrias pasar por allí y ponernos algún comentario... jejeje...

mai dijo...

tengo por aqui Seta pero no em animaba, me han dicho que Baricco es complicadillo pero ahora creo que em animare y bueno, sino siempre esta releerlo en español...

a este ritmo habra que hacer otra nueva lista para este año no?

Rave dijo...

Leer Seda en italiano, debe ser como leer "El dios de las pequeñas cosas" de Arundhati Roy en inglés. Lo compré por aquello de practicar el inglés y lo tuve que dejar porque no estaba pillando ni una... Demasiada metáfora para un idioma que no es el tuyo.
Por cierto, no sé si tú estarás cumpliendo con tu lista pero yo la mía la tengo bastante atrasada... ¡¡Demasiado trabajo!!

Doctor dijo...

Me fascina esa novela... :)

Saludos

Doctor,
Crítico de blogs