De aeropuertos y ladrones

Para comenzar, un aviso: lo barato al final sale caro. Sobre todo si se trata de viajar con la inefable Ryanair. Yo que estaba tan contento por haberte encontrado un billete a mi amada España por un módico precio. Al final me ha resultado el viaje más caro de los que he hecho. Y todo ello me lo podría haber ahorrado eligiendo otra compañía.
Porque la mayoría de las aerolíneas permiten transportar equipaje por un peso máximo de 20 kilos. Pero Ryanair tiene ese límite en sólo 15 kilos. ¿Por qué? Porque así el avión pesa menos y ahorran combustible. ¿Qué pasó? Que en el vuelo de ida viajaba con 3 kilos de sobrepeso. ¿A cuánto asciende la broma? A 60 euros, 20 euros por kilo extra.


La prueba del delito. Nótese: el "gracioso" lema que acompaña al nombre de la compañía. 

Hasta aquí, podría decirse que pagué la novatada. De manera, que para el viaje de vuelta pesé la maleta antes de ir al aeropuerto para asegurarme de que no excedía el límite. 13 kilos: ¡¡perfecto!! Ni corto ni perezoso llego al mostrador de check-in y cuál es mi sorpresa cuando veo 19 kilos.
Podría aceptar una variación de un par de kilos pero 6 kilos es realmente excesivo. Me quejé amablemente a la señorita que me atendía y ésta, con gran generosidad, me rebajó un kilo haciéndome un favor. Yo, con gran generosidad, me ofrecí a revisarles las básculas porque las tenían bastante descalibradas. 
En definitiva, la broma del sobrepeso me costó 120 euros que era casi el precio de ambos billetes. Sí, digo casi, porque esa leyenda urbana que dice que Ryanair vende billetes a 1 euro se queda en eso: leyenda. Entre tasas aeroportuarias, recargo de combustible, 10 euritos por maleta facturada, 5 euritos por imprimirte tu mismo la tarjeta de embarque, 5 euritos por pagar con Mastercard, cling, cling, ¡caja!, el ilusionante precio del comienzo se convierte en algo que no puede ser considerado "bajo coste".
Si sumamos todo esto al sentimiento de terrorista internacional que te embarga tras numerosos controles de seguridad, varias solicitudes de pasaporte y registros de equipaje de mano, volar está dejando de ser un bonito comienzo o final de vacaciones.

3 comentarios:

Àngels dijo...

No acabo de entender como los ciudadanos estamos tan vendidos ante las compañias aéreas... no entiendo porque hay precios establecidos en el resto de medios de transporte regulares y en los aviones no...

Tartiflette dijo...

Yo con esto de las compañías baratas tengo sentimientos contradictorios...

Ryanair empieza a ser un timo, además de que dentro del avión, cada 10 minutos tienes un mensaje anunciándote algo: perfume? un sandwich? una tarjeta rasca y gana? Que me dejen dormir!!
Aunque por otro lado, lo de los billetes a 1 euro sí que es verdad, sólo tienes que estar en el momento adecuado en el vuelo adecuado. Mi madre y yo volamos de Valencia a Londres por 0,01 céntimos (yes!), y por dar otro ejemplo, en octubre fui a Oporto (St Etienne - Porto) por 5 euros en total (tasas gratis, check-in online 0 euros). Cuando fui a ver a Isa a Dublín me costó 2,50 la ida (todo incluido, pero sin equipaje).
Por supuesto, estos precios los conseguí porque salía (por decir algo) un martes a las 7 de la mañana desde el aeropuerto de St. Etienne que es como una caja de zapatos, y poca gente puede elegir día y horario como yo en ese momento. Además, aunque me cueste 5 euros, hay que sumarle el trayecto a esos aeropuertos, que suelen estar alejados por ser secundarios, y lo que el coche implica (gasolina, parking...), o encontrar a alguien que te lleve, o cogerte un bus y estar sujeto a horarios.

Por otro lado, yo estoy bastante contena con Easyjet, el otro día cancelaron el vuelo por algo que ni siquiera era culpa suya, yo no había comprado el seguro de vuelo ni nada y me pagaron la comida, el hotel... así que muy bien. También hablan menos durante el vuelo y no mienten en cuanto a los horarios (Ryanair en el papel se adelanta siempre 30 minutos y luego suena el TIRIRIRIN TIRIN!! de que han llegado antes de lo previsto cuando lo cierto es que han llegado a la hora normal...).
Además, el kilo extra son 8 euros frente a los 20 de Ryanair, y yo doy fe de que sus básculas están equilibradas. Y no es por defenderles más de lo debido, pero han aumentado las medidas del equipaje de mano, cosa que me hace muy feliz.

Bueno, y para acabar, decir que sigue siendo ilegal que te cobren por la maleta, en cualquier compañía, ya que debería estar incluido en el precio del billete como siempre ha estado. Espero que pronto la demanda de sus frutos y las compañías de bajo coste eliminen ese cargo extra.

Ahí queda eso...

Àngels dijo...

Lo de la báscula era para haber llamado a un notario y levantar acta...
Ai...