Inteligencia y libertad

Este es el nombre de la página web de Francisco Capella, miembro fundador del Instituto Juan de Mariana, con quien tropecé navegando por la Red. Este físico con posgrados en Astrofísica y en Inteligencia Artificial e Ingeniería del Conocimiento y que se declara autodidacta en temas de filosofía, evolución biológica y cultural, ciencia cognitiva, epistemología, economía, ética y liberalismo, publicó un artículo llamado "Sostenibilidad y generaciones futuras" que llamó mi atención.


En dicho artículo este hombre ilustrado deja perlas como las siguientes (las negritas son mías):


"Los recursos minerales seguramente no llegarán a agotarse nunca: conforme sus existencias decrezcan y dependiendo de cómo evolucione el coste de su extracción, al elevarse su precio otras alternativas serán más atractivas. Descubrir qué opciones son mejores es tarea de los empresarios guiados por los beneficios y las pérdidas: la planificación estatal tecnocrática está condenada al fracaso por problemas de falta de incentivos e información".


"Ni cualquier pasado fue mejor ni el presente es algo intocable que hay que legar a las generaciones futuras. Las personas del futuro existirán en unas condiciones que para ellos serán normales, las únicas que habrán conocido. Además serán mucho más ricas gracias a la acumulación de capital, de conocimientos científicos y tecnológicos, de cultura, de arte. Las generaciones futuras no tienen derechos (ni como colectivos ni como individuos actualmente inexistentes) ni los necesitan".


Este adalid del liberalismo hace una defensa a ultranza del sistema capitalista desde el punto de vista del rico, del empresario. Pero, ¿qué pasa con todos aquellos que ni son empresarios ni tienen la suerte de disfrutar de todo ese capital que Capella idolatra?


Tras comentar este artículo me dispuse a buscar algo más de este "autor". Fue entonces cuando llegué a Inteligencia y Libertad y cuando se me pusieron los pelos de punta. Porque por lo visto, "el socialismo es un ideario éticamente inadmisible contrario a la naturaleza humana" y yo ando votando al PSOE en contra de mi naturaleza. Yo creo que este sería el momento de ilegalizar este partido e ilegalizar las ideas de unos 10 millones de personas que en España no sabemos lo que hacemos. Según se ve no somos suficientemente inteligentes para saber qué está en nuestra naturaleza.


Pero es que algunos somos producto de la enseñanza pública que "es principalmente adoctrinamiento estatal obligatorio y produce súbditos pasivos, ciudadanos incapaces de pensar por sí mismos y propensos a aceptar las ideologías políticas dominantes". Menos mal que tenemos mentes preclaras que nos guían por el buen camino del saber. Aunque, pensándolo bien, tal vez las carreras y posgrados de Capella hayan estado de alguna manera financiados por algún organismo estatal, ¿estará él también contaminado?


No sé si estará contaminado por el servil dinero público pero lo que está claro es que se trata de un grave caso de onanismo intelectual y verborrea excesiva. Espero que haya alguna buena clínica (privada) que se lo cure.


PD: El título de este blog y el nombre del "filósofo" aquí mencionado son, como diría el susodicho, una terrible coincidencia polisémica. Disculpen las molestias. 

3 comentarios:

Ziusudra dijo...

Lamentable coincidencia, desde luego.

LRO dijo...

"¿qué pasa con todos aquellos que ni son empresarios ni tienen la suerte de disfrutar de todo ese capital que Capella idolatra?"

Pregunta: ¿acaso los niños nacen empresarios?
Pregunta:¿todos los empresarios son ricos?
Pregunta: ¿usted sabe lo que es un empresario?

... y no escribo más, porque los blogs de gente progresista censura en exceso y sería tiempo perdido.

Esa es mi opinión.
Un saludo,

Raul dijo...

Pues yo no voy a contestar puesto que parece ser que usted tiene todas las respuestas y poco tiempo. ¡Y el tiempo es oro!

Un saludo,
El Censor