Un paso que hay que dar

Tras las recientes elecciones generales, he mantenido varios "debates" con personas que ni compartían mi ideología política ni, sobre todo, le tenían gran aprecio al partido político al que he votado. Algunos me decían que seguía a pies juntillas el discurso de Zapatero y yo les contestaba que había cosas en las que discrepaba con el PSOE. Entonces se iluminaban los ojos de mis derechosos tertulianos imaginando alguna crítica respecto a la política de inmigración o el tema del terrorismo, sus temas preferidos. Sin embargo, ese brillo ocular se apagaba en cuanto afirmaba que mis críticas adelantarían al PSOE por la izquierda. ¡Oh señor, he aquí un comunista, decían algunos mientras se echaban las manos a la cabeza!

Pues bien, durante esta semana ha resurgido en la opinión pública uno de mis caballos de batalla contra la política del PSOE: el debate sobre la eutanasia activa.
Lamentablemente Chantal Sébire ha tenido que acabar clandestinamente con su vida como ya lo hicieron en su momento Ramón Sampedro y tantos otros enfermos terminales anónimos. Y lo ha hecho así después de que Tribunal de Justicia de Dijon denegara la petición de acabar con el doloroso sufrimiento que le provocaba un tumor que transformó a la mujer de la fotografía en el monstruo que todo el mundo ha podido ver en televisiones y periódicos.
Sabía que podía acudir a Suiza para acabar con su vida pero decidió luchar por el derecho
a morir dignamente de futuros enfermos terminales. Visibilizó esta realidad a la que muchos gobiernos como el del PSOE dan la espalda.
Hay mucha gente para la que seguir viviendo en situaciones tan penosas como la de Chantal supone una tortura. Una tortura de Estado puesto que son las leyes dictadas por estos las que impiden decidir sobre algo tan personal como la propia muerte. Con los años, casi todos hemos llegado a estar de acuerdo con la abolición de la tortura en interrogatorios policiales. ¿Por qué seguimos ocultando este otro tipo de tortura?
Hay quien piensa que son alucinados los que piden la muerte en semejantes condiciones pero si lees las Cartas desde el infierno de Ramón Sampedro compruebas la extraordinaria lucidez de este hombre. Fue capaz de escribir cosas como estas:

¿Y cómo hablo de amor si estoy muerto?

¿Y cómo hablo de amor si estoy muerto?
Si los muertos no tenemos pasiones,
ni de humanos afectos sentimientos
sólo somos de los vivos el espanto.

Todo es incoherencia y contradicción
para un muerto entre los mortales.
No lo excitan la luna, ni la flor, ni la hembra,
Porque no tiene carne para reproducirse

¿Hay cosa más absurda que escuchar un cadáver
hablar apasionadamente como un humano,
si no puede sentir ni el calor ni el frío
ni el placer, ni el dolor, ni el llanto?

Es horrible ser un muerto entre los humanos.
Ser el muñeco con quien representan una parodia absurda
los psicópatas esquizofrénicos vivos
que disfrutan con la visión de un cadáver putrefacto.

Embadurnados de excrementos, babas y locura
al que con asco y saña, impertinentes, siguen limpiando.
Y pide liberarse el cadáver, de entre los vivos locos,
pero éstos no entienden los silenciosos gritos de los muertos.

Y con patético ensañamiento lo siguen animando:
cuenta, muerto, tu historia de lo que estás pasando;
parece que eres uno de nosotros, los vivos,
aún aparentas algo de ser humano.

En vano les digo ¡que no!, ¡que estoy muerto!
que ya no puedo hablar, igual que ellos
porque me resulta absurdo hablar igual que los humanos.
Y no me dejan ser ni muerto ni vivo
estos locos y alucinados desquiciados.

Alguien que escribe algo así no merece ser menospreciado por las leyes y por eso animo al PSOE a legalizar la eutanasia si realmente quiere "ayudar a los más débiles". Sería otro paso adelante en el reconocimiento de nuestra mayoría de edad como ciudadanos.

5 comentarios:

Enric Casanova dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Enric Casanova dijo...

Mucho me temo que aunque tienes razón y yo estoy de acuerdo, y sé que mucha más gente también lo está, pierdes el tiempo clamando al PSOE por la regulación de la eutanasia activa (ni tampoco pasiva), igual que pierden el tiempo quienes piden al PSOE que cancele el vergonzante acuerdo con el Vaticano para financiar a la Iglesia Católica. Nada de eso va a ocurrir con un Gobierno del PSOE, olvidáos, sufriréis menos.

Júcaro dijo...

Rave; algo parecido me sucede cuando me acusan de ser un fervoroso seguidor de Zapatero. Les saco las discrepancias:aborto, autanasia, educación concertada, religión en la escuela, poner a dispposición de la Iglesia los trabajadores de Hacienda, et, etc

Por cierto aunque me gustaría equivocarme, me temo que Enric Casanova tiene bastante razón.

Rave dijo...

Enric: Me alegro de que en esto estemos de acuerdo ;-) Y sí tienes razón: parece difícil que se aborde la cuestión de la eutanasia en esta legislatura. Se tendrá que repetir un caso Sampedro y que haya un clamor popular para que se decidan a tocar algo.

Júcaro: Tú y yo creo que estamos en esa delgada línea entre el PSOE e IU pero que hemos sido captados por el buen trabajo de Zapatero. Discrepamos en muchos aspectos (coincido contigo en todas tus discrepancias) pero nos han gustado bastante las mejoras en políticas sociales.
¿Dará tiempo a cambiar todo lo que no nos gusta en una legislatura (sinceramente, no creo que aguante más tiempo tal y como está la cosa)?

josemanuel dijo...

Entiendo una cierta tutela del Estado sobre el individuo cuando se trata de que prevalezca los derechos de un tercero, pero jamás podré entender que un partido que se autodenomina de izquierda anteponga supersticiones religiosas por encima de la libertad individual de decidir sobre la propia muerte. Sé que, en realidad, lo que antepone es su temor a parecer un partido de izquierda, es decir, se averguenza de gentes que piensan como Júcaro y como tú y prefieren traicionar vuestros ideales. Por eso pienso que ese partido no os merece. Ni a vosotros ni a cientos de miles de personas como vosotros. Yo no sé si la esencia de la izquierda está en IU. Tengo muchísimas dudas. Pero de lo que estoy muy seguro es de que en el PSOE no queda nada decente ni digno más allá del ímpetu y la ilusión de gente voluntariosa como vosotros. Claro que, es solo mi opinión.