Viva el liberalismo

Cuando el viento sopla a favor, ellos ganan y cuando vienen mal dadas, perdemos el resto. Así funciona el liberalismo.
Cuando la burbuja estaba en su máximo apogeo, el reparto de dividendos se hacía entre unos pocos y, ahora que ha explotado, somos todos los que tenemos que pagar su falta de previsión.

Porque no nos engañemos: todo el mundo sabía que la crisis acabaría llegando. Nadie confiaría en que los pisos podrían seguir vendiéndose a esos precios desorbitados. Nadie pensaría que el precio del petróleo podría subir indefinidamente sin que esto ocasionase graves problemas económicos.

Lo que ocurre es que cuando los Gobiernos ven sus parámetros macroeconómicos de cabecera (llámese PIB ó tasa de empleo) crecer a buen ritmo, es mejor cerrar los ojos y no preguntar de dónde proviene esa bonanza. Un mar de euros distrae a los gobernantes de proponer un cambio de modelo económico.

- Ahora que va bien la cosa, ¿para qué vamos a cambiar?
- ¡¡Pues porque esto es pan para hoy y hambre para mañana!!

Por cierto, si hacéis click sobre el enlace del "pan para hoy", veréis lo siguiente:

"En la última década la variable que más ha crecido en el cálculo del PIB de España ha sido el consumo de los hogares, que ha aumentado un 86,98%, al pasar de 296.561 millones en 1997, hasta los 554.495 millones al cierre del año pasado".

¿A que a nadie se le ha ocurrido devolverle a los pequeños inversores el casi 30 % que ha caído el Ibex durante este año? Pues eso, que donde manda patrón, no manda marinero. Por cierto, no hagan caso de los expertos, hay veces que dicen muchas tonterías.

Imagen | Neo-Liberalism de 3arabawy

Actualización 18/09/2008: Los hay que no tienen vergüenza:

“Se puede poner un paréntesis a la economía libre de mercado”

Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE


3 comentarios:

ernesto51 dijo...

Totalmente de acuerdo con toda tu exposición, por cierto, acertada y precisa.

Un saludo

Pablo dijo...

Gran entrada Rave. A estas alturas hemos ido a descubrir el lado "comunista" del capitalismo: las perdidas se socializan.

Un abrazo.

Morning Star dijo...

Por cierto, no se me había ocurrido decírtelo antes, pero hace unos días un amigo me pasó este documento donde un tal Leopoldo Abadía, economista (supongo), habla del origen de la crisis económica y su evolución. Es ameno, didáctico e ilustrativo.

El blog personal del autor es:
http://leopoldoabadia.blogspot.com/